Volver

Granada, una ciudad que enamora

2019-06-25

Recorremos las leyendas e historias más fascinantes que guarda la ciudad

Por su historia, por su gastronomía, por su gente, por su paisaje, por la Alhambra…Granada es una ciudad que todo el mundo debería visitar una vez en la vida. Hoy, en nuestro blog, queremos contaros todo lo que deberías saber de la ciudad, sus historias y sus leyendas. Y no hay mejor forma de hacerlo que comenzando por su Alhambra.

Pocas personas conocen La Alhambra funciona como un reloj solar. Se podría decir que es uno de los más grandes del mundo. La ciudad palatina fue construida de tal manera que no fuese necesario mirar ningún reloj para conocer qué momento del día es. Al mediodía, las estancias de la Alhambra se dividen en dos, gracias a la sombra que proyecta el sol.

¿Sabes de dónde viene el nombre de La Alhambra? El término deriva de las palabras árabes qalat al-Hamra, que significan “fortaleza roja o castillo rojo”. Hay quien afirma que se le atribuyó este nombre por el color rojizo de sus torres y muros que rodean completamente la colina de La Sabica, que bajo las estrellas se vuelven plateados, pero con la luz del sol adquieren un color dorado. Otros comentan que es debido a que, durante su construcción, encendían antorchas para iluminar el lugar.

Siguiendo con los nombres, también existen muchas teorías sobre el verdadero origen del nombre de la ciudad, aunque la más aceptada apunta a que proviene de Gar-Anat, nombre de la medina (Madinat Gar-Anat), que fue capital del reino musulmán en el siglo XI.

¿Sabes que puedes conquistar Granada? Cuenta una leyenda que, de las cuatro puertas que hay en la ciudad, la de la Justicia es la que da poder para gobernar. Se dice que no ha existido caballero capaz de tocar su cima, ni siquiera a caballo o con lanza. Nadie ha sido capaz de tocar el misterioso relieve de la mano tallada a la entrada. Una apuesta decía que aquel que fuese capaz de tocarlo ocuparía el trono.

“Llora como mujer lo que no has sabido defender como un hombre”. Muchos hemos escuchado alguna vez esa famosa frase, pero, ¿sabes de donde viene? Cuando el rey Boabdil entregó las llaves de la ciudad a los reyes católicos se fue sin mirar lo que dejaba atrás. Pero, cuando llegó a la colina y de dio la vuelta, con los ojos puestos en Granada, suspiró y se echó a llorar. En ese momento su madre pronunció esas famosas palabras. Se comenta que el rey moro era muy propenso a la juerga y nunca cuidó de su reino seriamente. De hecho, durante la sublevación de la Alhambra, Boabdil no encontró mejor manera de lidiar con los conflictos que escapándose a la cima de una colina, lo que ahora se conoce como La Silla del Moro.

La Alhambra fue la tumba de Isabel la Católica. Dicen que quedó tan maravillada por el complejo palaciego que mandó ser enterrada allí en el anonimato. Años más tarde, Carlos V decidió trasladar sus restos a la catedral de Granada.

En 1969 hubo un incendio en la iglesia situada en el barrio de El Realejo. El fuego arrasó casi todo el templo y sólo pudieron salvar a la Virgen, pero esta había sufrido daños en su cabello, quedando como si fuesen greñas. Desde entonces comenzaron a llamar a la Virgen “La greñúa” y de ahí que los residentes del barrio pasasen a ser conocidos como los greñúos.

¿Necesitas más historias para ir a Granada? Nosotros preferimos que nos las cuentes. En Goaz encontrarás guías de usuarios que te ayudarán a planificar el viaje, como la que ha compartido @sinnorte, Granada, legado árabe, la de @vivoviajando: Al-Ándalus: Sevilla, Córdoba y Granada o 4 espectaculares días en Granada de @travelmood y Disfruta de 4 increíbles días en Granada de @yentci.

¿A que esperas para hacerte Goazer?