Volver

Cádiz, historia a través del tiempo

2019-07-11

Conoce las historias forjadas por los asentamientos en diferentes épocas

Fenicios, romanos, el Sultanato de Benimerín, la Guerra de Independencia… Cádiz es sinónimo de historia, y guarda un sinfín de curiosidades que muchos no conocen. Vamos a adentrarnos en las calles de la ciudad para contar aquello que muchos viajeros que visitan la ciudad no conocen.

Cádiz es la ciudad más antigua de Occidente. Fue fundada por los Fenicios, magníficos comerciantes que vieron en su ubicación una posición estratégica para comerciar. Los Gaditanos son llamados así porque, antiguamente, la ciudad recibía el nombre de Gadir. Posteriormente los romanos la llamaron Gades, y, finalmente, recibió el nombre de Cádiz.

La Dama de Cádiz. El Museo de Cádiz guarda dos sarcófagos fenicios de un hombre y una mujer. Es este último el que tiene una gran historia. Pelayo Quinteo, arqueólogo, descubrió la tumba masculina y, según sus estudios, aseguraba que había una igual, pero en femenina. Se obsesionó tanto con encontrarla que, según dicen que no dormía y, si lo hacía, soñaba con ella. Murió sin descubrir dónde se encontraba y ver su sueño cumplido. Resulta que sí existía este sarcófago y no adivinaréis donde estaba… bajo el suelo de su casa, sin él tener ni idea de ello.

¿Sabéis de donde viene la expresión de “Cádiz tiene duende”? Hay una pequeña callejuela llamado “El Callejón del Duende”, donde se daban cita muchos estraperlistas y piratas. Había por aquel entonces un famoso bandolero, “El duende”, que frecuentaba con asiduidad el lugar, y de ahí quedó su nombre. 

Al llegar a la ciudad las tropas francesas, en pleno siglo XIX, durante la Guerra de Independencia, un capitán se enamoró de una gaditana con la que vivía un intenso amor a escondidas, puesto que ella estaba casada. Se citaban en este callejón para dar rienda suelta a su amor. Pero una noche, la pareja fue sorprendida por los vecinos y fue tremendo el escándalo al ver a una chica comprometida con un hombre que no es su novio, y les condenaron a muerte. Cuenta la leyenda que en el callejón de ven sombras de los dos amantes cuando llega la noche, que vuelven a encontrarse en el lugar en el que quizá vivieron los mejores momentos de sus cortas vidas.

Las fachadas de las casas están hechas nada más y nada menos que… ¡de almejas! El material típico de construcción de la zona está formado por piedra ostionera, hecha a base de conchas marinas y rocas erosionadas por el mar. Si miras con detalle puedes encontrarlas en muchos edificios.

Hace no mucho, unas excavaciones dejaron a la luz los restos de un teatro romano del siglo I a.c, sobre el que los musulmanes habían levantado nuevos edificios. Hoy en día, este teatro continúa semienterrado, puesto que encima hay construcciones de viviendas que datan de la época medieval.

Terminamos con la catedral de Cádiz, construida en el siglo XVIII con un propósito: sobrepasar la altura de la Giralda de Sevilla. Derribaron hasta las casas que había a su alrededor para tener una amplia plaza desde la que se contemplase el magnífico tempo. Sin embargo, la economía dio al traste con sus sueños, y las obras finalizaron como buenamente pudieron, consiguiendo solo llegar hasta la mitad de lo que deseaban.

¡Qué bella eres, Cádiz! Nuestros Goazers nos han dejado guías de la ciudad, como Los tesoros de la bahía de Cádiz o 4 días en Cádiz. ¿A qué esperas para visitarla? El verano está a la puerta